Travis Kalanick, CEO de Uber, Renunció

  • Sin Comentarios
  • 185
Uber CEO Retiro

Ya hemos hablado de los problemas que ha tenido Uber por varios meses y que recientemente se han enfatizado debido a la denuncia que hizo Susan J. Fowler (ingeniera que trabajaba en Uber) sobre sexismo, acoso y mala gestión empresarial para lidiar con problemas tan graves.

Esto se sumó a las quejas constantes de pasajeros y conductores de Uber, quienes llevan meses argumentando que se ha reducido la rigidez con los filtros puestos para los socios, lo cual ha causado mayores incidencias que han atentado contra la seguridad y la vida de diversas personas.

Asimismo había muchos argumentos sobre software para evadir la aplicación de la ley en territorios en los que Uber no debía operar, así como espionaje corporativo y violación de patentes. Todo esto culminó con la salida de Travis Kalanick, quien era CEO de la empresa hace dos días.

Muchos celebran la noticia, y como señala The Verge el artículo de Fowler fue sin duda un catalizador para esto. No obstante TechCrunch señala que más de 10,000 personas, entre ellas más de 1,000 empleados han firmado una petición dirigida a la junta administrativa de la empresa, para que Kalanick regrese a su puesto.

Si te interesa una evaluación de SEO para tu sitio web, da clic aquí.

El reduccionismo en las relaciones públicas

La realidad tiene muchos matices de grises y es mucho más compleja que los buenos vs los malos. Sí, Uber tiene serios problemas y Kalanick falló y contribuyó para muchos de ellos. Pero la decisión de la junta directiva de la compañía es más un intento por dar una buena impresión ante el público y la necesidad de “cortar cabezas”.

El problema es que esas decisiones en un breve lapso muestran que sus efectos son casi nulos. Sí, por el momento mucha gente está aplaudiendo la decisión, pero no como un mérito de los directivos, sino como un logro de Fowler y de hacer que, con su voz, las de cientos o miles de personas fueran escuchadas.

Eso no resultará en clientes nuevos para Uber, o que regresen los que se fueron indignados. Ellos ya están felices con otras empresas. Tampoco le dará a la empresa una solución mágica a los problemas que enfrenta, tanto en lo legal como en lo ético.

¿Apagaron una llamarada? Quizás. Pero están lejos de atinar en el blanco para corregir los problemas de raíz de una cultura empresarial entera, que no se reducen a sacar del organigrama a una o dos personas. Por lo pronto, resta ver qué otras decisiones toman para mejorar y continuar con el aprendizaje de cómo no manejar una crisis.

Comentarios

Deja un Comentario

Tu Comentario (Requerido)

Nombre (Requerido)

Email (Requerido)

Website

CAPTCHA
Change the CAPTCHA codeSpeak the CAPTCHA code
 

Mostrar botones
Ocultar botones