El “Internet De Las Cosas” Industrial

  • Sin Comentarios
  • 1362
  • 1
El “Internet De Las Cosas” Industrial

El término Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT, en inglés) se ha popularizado cada vez más. En parte, otro término ha ayudado: la nube. Todas las aplicaciones que se le han dado a esta bondad del Internet, han sido grandiosas, tanto para negocios como para individuos. La capacidad de respaldar, almacenar y disponer de recursos como servicio en lugar de invertir en el costo que tendría adquirirlos y renovarlos es uno de los aspectos más favorables de la evolución de la red de redes.

Por otro lado, los dispositivos móviles inteligentes empujan la percepción de un IoT como nunca antes. Una red de comunicación, servicios de todo tipo, muy accesibles, de la mano de dispositivos que “aprenden” del uso que les damos para mejorar y adaptarse a nuestras necesidades, son un gran beneficio de la época actual.

El IoT tiene como objetivo principal que todo aparato que utilicemos se comunique con los demás. Aunque tenemos vistazos de esto, el escenario será muy distinto, seguirá evolucionando y será una industria en sí misma en la que habrá mucha competencia y rendimiento, según Tech.Co. Claro, hay muchos temas a discutir sobre estándares de comunicación y protocolos de seguridad, así como tópicos relacionados con privacidad de información.

Sin embargo, en muchos ámbitos parece que los beneficios superan a los riesgos, siempre y cuando los últimos se atiendan en el tiempo y forma adecuados, tanto por los organismos legisladores, como por las empresas privadas, las organizaciones no gubernamentales y los individuos.

Si todo resulta como hasta ahora, no sólo teléfonos y tabletas se habituarán a nuestras rutinas para sincronizarse. Sino que ellos, nuestras televisiones, transportes, servicios públicos, cafeteras, refrigeradores y demás aparatos compartirán información y agilizarán los procesos de nuestras vidas. Las predicciones en el mercado para el IoT dicen que generará un impacto económico de entre $3.9 y $11.1 billones (millones de millones) de dólares al año entre 2015 y 2025, según Forbes.

Una ciudad entera podrá ser inteligente en unas décadas, y todos sus habitantes disfrutarán de ello. Gobiernos con interoperabilidad, así como hogares y transportes que sean más eficaces nos permitirán usar de mejor forma nuestro tiempo. Seremos más responsables de nuestras vidas, pues ese tiempo libre deberemos llenarlo con lo que nos beneficie. La adicción a trabajo, deporte o simplemente la holgazanería, resultarán contraproducentes, por lo que el IoT debe suceder de la mano de la educación necesaria para adoptarlo.

En la industria

Algo que poco se menciona, es cómo el IoT puede beneficiar diversos negocios. Por ejemplo, tomemos en consideración que uno de los mayores retos actualmente es la obtención, análisis y aprovechamiento de información en tiempo real, de cada uno de los clientes. El IoT industrial puede beneficiar en esto, de acuerdo con Tech Target, pues la información compartida sería más detallada y provendría de más sitios.

Actualmente la navegación en internet y las interacciones directas con la marca son el mejor camino. Pero en el futuro, quien elabore lámparas o quien venda refrigeradores conocería más sobre el uso que hacen los clientes de sus productos. Así, podría suceder que la investigación se enfoque en ofrecer mejoras en lo más deseado por los clientes, antes de que éstos lo pidan.

Redacción Círculo Marketing

Comentarios

Deja un Comentario

Tu Comentario (Requerido)

Nombre (Requerido)

Email (Requerido)

Website

CAPTCHA
Change the CAPTCHA codeSpeak the CAPTCHA code
 

Mostrar botones
Ocultar botones