El Plagio y sus Problemas

  • Sin Comentarios
  • 1986
problemas plagio

Wilson Mizner, un dramaturgo y emprendedor estadounidense solía decir que si le robas a un autor se llama plagio, pero si le robas a muchos se llama investigación. Es una forma honesta de decir que no hay nada nuevo bajo el sol, o una manera cínica de admitir la poca originalidad detrás de cada idea. Después de todo, es cierto que las fuentes consultadas y las experiencias compartidas influyen en todo, hasta en el contenido de nuestras marcas.

Sin embargo al dejar fuera el lado cómico del asunto existen varios problemas serios con el plagio, por los cuales es indispensable que el contenido que generes para tus clientes y prospectos jamás caiga en esta práctica. El análisis, los consejos y las ideas deben ser propias (de ti, tu equipo o tu marca), pero jamás una copia directa o parafraseada de una publicación ajena. ¿Por qué?

El plagio es ilegal

Antes que nada es ilegal. Tanto en el ámbito académico como en el de marketing, o cualquier otro aspecto profesional, no sólo implica faltas éticas. Los creadores originales de contenido que se percaten de un plagio pueden denunciarlo y demandar a quien cometa la falta. Asimismo es conveniente estar atentos de que otros no usen nuestro contenido original.

Falta de profesionalismo

Además de lo ilegal, el plagio también trae problemas a la marca ya que le hace perder prestigio. Una empresa que copie los contenidos de otros sitios, se expone a que sus clientes y prospectos no la tomen en serio debido a una acción tan sencilla. Asimismo es muy común en esta era que los errores de una marca se difundan mediante las redes sociales. Peor que un simple error como una falta de ortografía o un dato incorrecto, el plagio además genera una reputación negativa. Muchas personas que no conozcan a la marca quizás tengan su primer contacto con ella a través de un ridículo público de este tipo.

El plagio y el SEO

Por si no fuera suficiente, el plagio también daña el resultado de tu marca en el índice que generan los motores de búsqueda. Es muy posible que copiar un contenido afecte sobremanera a toda una estrategia de Search Engine Optimization (SEO) que parecía perfecta. Cuando algoritmos como el de Google detectan que un contenido más reciente en comparación de otro, es idéntico, muchas ocasiones no lo incluyen en sus resultados. Esto no es perfecto, pero ha ido mejorando este filtro por parte de los buscadores.

Para muchos profesionales del marketing hasta ahora el plagio ha sido un tema de “¿cómo evitar que me atrapen?”, lo cual está mal. Ahora, con los avances de SEO, es más bien un disparo en el propio pie si una empresa comete plagio, pues el daño es hacia ella misma en varias formas, como indica Plagiarism today.

Mala experiencia

Además de todo esto, el plagio no brinda ningún beneficio a tus clientes. En el mejor de los casos, ya saben lo que les dijiste, pues leyeron el original, ya que les interesa el tema y hace tiempo que se enteraron de lo que presentas (de forma engañosa) como novedad. En el peor de los casos lo denuncian y además tus clientes merecen más que contenido repetido.

El contenido copiado fue hecho por alguien más para su propia audiencia, por tanto no cuida el tono y los temas que en verdad importan a tu audiencia. Algunos sitios como help.plagtracker.com, recomendado por Business2Community, ayudan a verificar que un contenido en particular no contenga fragmentos plagiados, ni lo sea en su totalidad.

Redacción Círculo Marketing

Comentarios

Deja un Comentario

Tu Comentario (Requerido)

Nombre (Requerido)

Email (Requerido)

Website

Mostrar botones
Ocultar botones